Más vistos

El éxito de los amiibo

Nintendo ha vuelto a dar un golpe en la mesa, de esos contundentes, sonoros y que no se pueden obviar así como así. Y ese golpe se llama amiibo.
Con unas cifras a mayo de 2015 de más de 10,5 millones de unidades vendidos globalmente, las pequeñas figuritas de Nintendo son líderes por si mismas.


¿Pero qué es lo que hace a amiibo tan especial, que justifica sus desenfrenadas ventas y su éxito multitudinario?

Allá por 2001 salió un juego para Gamecube llamado "Suber Smash Bros Melee", sucesor del "Super Smash Bros" de Nintendo 64. Vale, seguía el mismo esquema que su predecesor: tortas risueñas a 4 bandas con los amigos, un plantel de personajes envidiable, divertido y nintendero a más no poder y...¿eso son monedas? ¿Para que servirán? Y es que teníamos un modo Loto para gastar las monedas y desbloquear aleatoreamente un montón de figuritas digitales de los títulos de Nintendo que intervenían en el juego que teníamos entre manos. Recuerdo una pequeña versión de mí diciendo "¡¡¡Waaa, que chulada!!! ¡Ojalá existieran de verdad y pudiera comprarme algunas!

Ya teníamos aquí el espíritu de "Hazte con todos". Hubiera dado una pierna por algunos de ellos, siendo un renacuajo.

El caso es que no debí ser el único, puesto que con el tiempo, aquí las tenemos. Pero Nintendo no fue la primera. Primero fueron los Skylanders, un nuevo modelo de negocio videojueguil que resultaba cuanto menos curioso, y efectivo. Te comprabas el juego con una peana y una figurita (dotados ambos con tecnología NFC), que al colocarla sobre el podio cobraba vida e interactuaba con el entorno digital del juego, convirtiéndose en un personaje jugable. Las figuras estaban bastante chulas, todo sea dicho, pero carecían de algo: una historia, carisma. Un hueco de mercado que Disney vió que podía copar. Y lo hizo. Disney Infinity no ha sido un gran crack de ventas, pero vió el nicho de mercado y quiso aprovecharlo, pero pronto salió un competidor más directo, más fuerte, con más experiencia y con mucho, mucho más atractivo. Los amiibos de Nintendo.

 Skylander nació como un juego para Spyro, y ahí lo vemos en la imagen, de segundón y un poquito feo. Sus compañeros le comieron la imagen, como le pasó a Rayman y los Rabbids.

Una pequeña parte del plantel de "Disney Infinity".

Vale, pero si ya existían estas figuras previamente...¿cuál es la diferencia entre unas y otras? ¿Cómo se justifica las ventas disparatadas de los amiibos en comparación con estas otras?

1)Multifuncionalidad: Skylanders y Disney Infinity son dos juegos exclusivos en los que únicamente sirven las figuras, no para ninguno más, mientras que los amiibos de Nintendo (depende también del amiibo) tienen funcionalidad en varios títulos del catálogo. Por ejemplo, Link sirve para el Mario Kart, el Smash Bros, el Hyrule Warriors, etc, mientras que las figuritas de Splatoon solo funcionan en el Splatoon...de momento.

2) Carisma: En Skylanders el único personaje carismático es Spyro, que como hemos comentado antes ha sufrido un desplazamiento en cuanto al protagonismo y un afeamiento sin igual. 0 patatero en carisma. Disney Infinity cuenta con pj con gran carisma, como Jack Skellington, pero digamos que los veteranos de la casa carecen de esa aura atrayente (¿quién querría jugar como Blancanieves o Cenicienta, a golpe de zapatito d ecristal o manzanazo?) mientras que el carisma real recae en los nuevos miembros, como los de "Rompe Ralph" , "Frozen", etc. Que sí, que carisma no les falta, pero es un carisma sin madurar, y con un público exaltado mayormente infantil (porque la estética que le han dado a los vengadores y demás superheroes no se puede calificar de otra forma). Son juegos orientados a un público infantil.
 Pero ahhhh...Nintendo....Nintendo no tiene ese problema. Nintendo tiene unos personajes Carismáticos a más no poder, maduros (Mario ha cumplido su 30 aniversario recientemente) y que forman la columna vertebral de su oferta, pese a que hay novatos que se están ganando a pulso un hueco (Splatoon!). Los niños que en su día jugaban con ellos han crecido, y hoy en día son padres que quieren transmitir su amor por Nintendo y su buen hacer a sus hijos. (Y tienen mayor poder adquisitivo que los niños, que también cuenta).

3)El Software: los amiibos no son software, ni recrean el juego a su alrededor. Skylander y Disney Infinity son juegos que sin las figuritas están vacíos, no sirven para nada sin la representación del héroe. En Nintendo los juegos ya están definidos, no necesitan la figurita, pero...el amiibo cumple la doble funcionalidad de figurita decorativa y DLC (si, esas cosa que tanto odiamos). ¿Pagar por un DLC? Por dios, no, ya estamos hartos de que nos sangren...¿Pagar por una figurita que incluye un pequeño DLC o una mejora exclusiva? Pongame 30.

La verdad es que primeramente nos ofrecieron unas figuras que vamos, parecían esculpidas por las mismísimas manos de Miguel Ángel o Rafael, y que posteriormente sufrieron un downgrade bastante marcado, pero aunque hubieron algunas quejas, el tener una de esas figuritas estaba por encima de su bajada de calidad en los acabados. ¿Y que decir de los errores de fabricación?Estas figuras alcanzan precios desorbitados en las casas de subastas
Este "fail" alcanzó un valor de venta de varios miles de dolares.

Y los customs, que también los hay, gente que "rediseña" a sus amiibos favoritos. O los que querría que salieran.




El caso es que Los amiibos son una fiebre imparable, pese a su escasa distribución que Nintendo a prometido solucionar, ya que la inmensa mayoría de sus figuras están agotadas antes de que lleguen físicamente a las tiendas, y para hacerte con ellas tengas que pagar un precio hasta quintuplicado en ebay y otras. Si todo fuera bien, Nintendo vendería unos 25 millones de unidades al término de este 2015, un globo de aire económico ante las malas ventas de Wii U y  los fantasmas que corrían de "pérdidas" (jajaja).

- Copyright © Epic Time -